TUMMYTOX blogs.

La guía definitiva para ser una SUPER MAMÁ

¡Hola, preciosa nueva mamá! Antes que nada, quiero decirte – lo estás haciendo increíble. Convertirse en mamá es un gran cambio de vida y es completamente normal que te sientas abrumada.

Créeme, todas pasamos por eso. Las noches sin dormir, los infinitos cambios de pañales, los altibajos emocionales, la preocupación constante, ese sentir que perdiste tu identidad... ¿y, sabes qué? ¡Todo eso es completamente normal y está bien que sientas que aún te falta mucho por descubrir!

Ultimate guide to being a super mom

Así que, prepárate un café (sabemos que lo necesitas), siéntate y charlemos sobre los desafíos que tal vez estés enfrentando y descubre maneras en las que puedes hacer que la vida de nueva mamá te sea más leve.

La realidad de la maternidad

La vida postparto es un camino complejo y hermoso. La felicidad que sientes cuando miras dormir a tu bebé recién nacido también viene acompañada por cambios hormonales y cambios de humor extremos, falta de sueño que transforma las noches en días y a los días en algo borroso, cambios en tu rutina diaria que pueden sentirse como si tu vida ahora solo se centrara en cuidar de tu bebé, y muchas cosas más.

Comencemos por analizar los distintos obstáculos que las nuevas mamás pueden llegar a enfrentar.

Cambios hormonales

Una de las primeras cosas que puedes notar después de dar a luz son los cambios de humor extremos. En un momento te sientes extasiada mientras sostienes en brazos a tu bebé y al minuto te encuentras llorando desconsoladamente. Es completamente normal. Tu cuerpo está reajustando sus niveles hormonales, y eso puede crear caos en tus emociones, tu sentido de la identidad y tus relaciones, incluyendo aquella con tu pareja.

Si sientes que las cosas te están costando más de lo que deberían, puede que sea una señal de depresión o ansiedad postparto. No hagas oídos sordos; habla con tu proveedor de salud para un diagnóstico adecuado y tratamiento posterior.

Fatiga

¿Dormir? ¿Qué es eso? Con un recién nacido, tu rutina de sueño es ahora una seguidilla de siestas cortas. El bebé necesita alimentarse varias veces al día, y eso significa que tú también debes estar despierta. Es agotador, pero recuerda que también es temporal.

Intenta dormir cuando el bebé duerme, aunque sea una siesta rápida. Puede que sientas que es la oportunidad ideal para ponerte al día con las tareas del hogar – esa pila infinita de ropa para lavar, esas botellas que deben lavarse, y la lista sigue. Pero es importante que te tomes un tiempo para relajarte.

Si te cuesta dormirte a cualquier hora, haz una pausa para hacer algo que te guste, como mirar un capítulo de tu serie favorita. Puede ayudarte a sentirte más descansada y satisfecha. No te olvides que tu cuerpo se está recuperando de un evento significativo, y descansar es clave para tu recuperación postparto.

Desafíos del amamantamiento

El amamantar es una decisión y experiencia sumamente personal. Para algunas, es un camino fácil, mientras que para otras puede estar colmado de desafíos como pezones adoloridos, baja producción de leche o dificultades para que el bebé se prenda a la mama.

La sociedad generalmente idealiza el amamantamiento y hace que parezca ser un aspecto sencillo de la maternidad, pero la realidad es que muchas madres lo sufren. El hecho de que no se hable con frecuencia del tema puede ser aislante para las nuevas mamás y despertar sentimientos de ineptitud. Pero seamos honestas: amamantar puede ser increíblemente difícil.

No es necesario que te agotes si no te funciona o que dejes de amamantar porque lo sientes como un desafío. Lo más importante es que encuentres aquello que funcione mejor tanto para ti como para tu bebé.

Considera hablar con un especialista en lactancia. Ellos podrán ofrecerte consejos invaluables y técnicas para hacer que la experiencia sea más amena.

Y recuerda, alimentarlo es lo mejor que puedes hacer. Ya sea amamantando, dándole fórmula, o hacer una combinación de ambas – lo que verdaderamente importa es que la pancita de tu bebé esté llena.

Ajustándote a tu nuevo trabajo de tiempo completo

Si estabas trabajando antes de la llegada de tu bebé, el cambio de estar en casa 24/7 y enfocarte pura y exclusivamente en su cuidado puede ser abrumador. Puede que te encuentres extrañando tu trabajo o sintiendo como perdiste una parte de tu identidad mientras te enfocas en ser una mamá a tiempo completo. No significa que amas menos a tu bebé. Es solo otro ajuste en una larga lista de cambios por los que estás pasando.

Si ya has vuelto a trabajar o estás planeando hacerlo y te cuesta dejar a tu bebé o hacerles frente a todas tus obligaciones, piensa en tus opciones. ¿Puedes trabajar de forma más flexible o trabajar desde casa algunos días? Investiga sobre tus derechos parentales y habla sobre ellas con tu empleador para que puedan encontrar una solución que sea beneficiosa para todos.

Problemas con tu imagen corporal

Muchas mujeres luchan con la imagen corporal negativapostparto después de dar a luz – muchas veces hasta durante años. Puede ser difícil aceptar el vientre postparto, la piel estirada, las estrías o los nuevos problemas en la piel como el acné; muchas mamás a veces no logran reconocerse en sus cuerpos cambiados.

Ver a mujeres de tu entorno que pueden volver a recuperar la figura rápidamente después de dar a luz tampoco ayuda. Intenta no compararte con otras personas – todos los cuerpos son diferentes. Tú y tu cuerpo hicieron algo increíble, así que tómatelo con calma y date el tiempo y la paciencia para sanar antes de empezar a pensar en una dieta estricta o un régimen de ejercicio.

8 consejos para sentirte como una SUPER MAMÁ

Para ayudarte a navegar estos desafíos postparto, seleccionamos un cofre del tesoro con consejos realistas ¡que otras mamás encuentran eficientes!

1. Pide ayuda

Hasta los superhéroes tienen un compañero. Es hora de pedirle ayuda a tu grupo de soporte. Tu pareja puede y debe ocuparse del cuidado del bebé como cambiar pañales, darle de comer de noche, o hacerse cargo de otras tareas del hogar si tú estás amamantando.

Puede que sientas que debes hacerlo todo para ser una buena mamá, pero es todo lo contrario. Una mamá estresada no es de ayuda, menos para ella misma. Ya sea que tu mamá venga a ayudarte con la ropa sucia, o tus amigos ayudándote a preparar las comidas, recuerda que cuando tus seres queridos te pregunten cómo pueden ayudarte – lo dicen de verdad.

Así que distribuye las tareas, deja que otra persona se encargue de hacer las compras, y permítete enfocarte en ti y en tu bebé cuando más lo necesitas.

2. Acepta el caos

Tu casa no parece salida de Pinterest, y está bien. La vida es complicada, especialmente cuando estás cuidando de un recién nacido. ¿Esas mamás perfectas que ves en Instagram? Te están mostrando solo una foto, no la realidad del resto del día. Por eso, acepta el caos. Aprende a convivir con los juguetes en el piso y los platos en el lavabo, al menos por ahora. A tu bebé no le importa el desorden; a tu bebé le importas tú.

3. Confía en ti misma

La maternidad se trata de adaptarse y de aprender mientras se la transita. Así que, aunque hayas jurado que harías las cosas de determinada manera antes de dar a luz, puede que luego te encuentres desviándote de esos planes o creencias. Tu posición en cuanto al chupón o a tomar el biberón puede que hayan cambiado – ¡y eso es entendible! La vida con un recién nacido es impredecible, y a veces necesitas pensar en soluciones sobre la marcha y ajustar tus prioridades.


Aunque hayas leído todos los libros habidos y por haber, escuchado todos los podcasts, recuerda que cuando hay que llevarlo a la práctica, tú eres la única experta en tu bebé. Confía en tus instintos. Tú sabes que es lo mejor para ti y para tu bebé. Confiar en ti misma también significa felicitarte. Vas a cometer errores, pero tu trabajo como mamá no es ser perfecta– es dar lo mejor de ti. Cometer errores es parte del proceso.

4. Házte chequeos regulares

No solo al bebé – puede que necesites atención médica especial también. Con tantos cambios ocurriendo en tu cuerpo, asegúrate de hacerte controles médicos regularmente, especialmente durante las primeras 6 semanas después del parto. Estos exámenes se centrarán generalmente en tu recuperación postparto, tu presión arterial, tu azúcar en sangre, y tu peso. También es una buena oportunidad para aclarar algunas dudas que tengas, como la pérdida de cabello postparto o las hemorroides postparto.

5. Ten suficientes esenciales postparto

Mientras te aseguras de tener suficientes pañales para el bebé, no te olvides de los esenciales postparto que harán que tu recuperación sea mejor. Considera invertir en una botella perineal para una higiene postparto más fácil y cómoda, especialmente si tu parto fue vaginal. Los baños calientes (por ejemplo, un baño de asiento) puede ser un gran aliado para aliviar áreas adoloridas. Si estás amamantando, la crema para pezones es un esencial para combatir la sequedad y la irritación.

¡Y no nos olvidemos de las almohadas cómodas! Si usaste una almohada para el embarazo para dormir mientras estabas embarazada, sigue utilizándola después si te resulta cómoda. Una almohada para amamantar que le de soporte a tus brazos mientras alimentas a tu bebé puede hacer una gran diferencia. Recuerda, cuidarte a ti misma es cuidar de tu bebé, así que no dudes en equiparte con estas herramientas prácticas.

Si estás afrontando desafíos varios con el amamantamiento, recuerda que debes aumentar un poco la toma de líquidos. Algo que puede ayudarte es el té para la lactancia, que no solo te ayudará a mantenerte hidratada, sino que también aumentará tu producción de leche.

6. Encuentra tiempo para el cuidado personal

Es difícil que te separes de tu bebé recién nacido, pero algo de tiempo para ti misma es esencial para tu recuperación postparto. Ya sea una ducha rápida, una caminata corta o algunos minutos de lectura, tómate un tiempo para recargar energías.

Tu salud mental es igual de importante que tu salud física, así que no la descuides.

Estás haciendo lo mejor que puedes, y eso es más que suficiente. Así que, tómate un descanso – definitivamente te lo mereces.

7. Mantén la comunicación abierta

Motherhood can sometimes feel isolating, especially in the early days when you’re home most of the time with the baby. Make sure to keep the lines of communication open with your partner, family, and friends. Talk about your experiences, your challenges, and your victories – you might find common ground with them or find comfort in hearing about their own parenting challenges.

Open communication can also strengthen your relationship with your partner. Parenting is a team effort, and clear, honest communication is the foundation of a strong team.

8. Cuida de tu cuerpo

Tu cuerpo pasó por muchas cosas, y es tiempo de darle el cuidado que se merece.

Hacer ejercicio tambiénpuede ser una parte saludable de la recuperación postparto. Una vez que te den luz verde en tu control médico, comienza despacio, tal vez con una caminata alrededor de la manzana, y préstale atención a tu cuerpo. No es momento de ejercicios intensos, enfócate en movimientos suaves.

No te olvides de los ejercicios del suelo pélvico que te ayudarán a recuperarte más rápido y evitar problemas en tu vejiga a futuro. Levanta y aprieta los músculos por una duración extendida. Toma un descanso de 4 segundos antes de volver a repetir el proceso.

Si estás amamantando, necesitarás calorías extra y mucha agua. Asegúrate de comer alimentos saludables y balanceados. Y no te olvides del consejo número 1: que tu pareja te ayuda a planear y cocinar las comidas.

Para asegurarte que estás obteniendo todos los nutrientes que necesitas para recuperarte con facilidad, considera un multivitamínico postnatal como SUPER MOM.

El suplemento postparto definitivo para toda supermamá

Las vitaminas postparto de TummyTox, SUPER MOM, tienen 24 vitaminas bioactivas esenciales y DHA-omega 3. Fueron diseñadas específicamente para ayudar en la recuperación postparto y para ayudarte a recuperar tu fuerza y vitalidad.

Además de eso, su fórmula de escelente calidad ayuda al desarrollo de bebés lactantes y les da todos los nutrientes que necesitan para crecer fuertes y sanos.

Una mamá saludable se traduce en un bebé saludable, y las cápsulas SUPER MOM llegaron para ayudarte a satisfacer esas necesidades únicas que tienes durante el período de postparto.

Obtén una oferta especial para las cápsulas SUPER MOM si compras hoy y ¡tacha una cosa de tu lista de cosas por hacer!

Productos para ti

Precio especial 19,95 € As low as 11,95 €
Ver el producto
Precio especial 29,95 € As low as 18,95 €
Ver el producto
Precio especial 29,95 € As low as 18,95 €
Ver el producto